La boda de Tete y PolloCon un “SÍ” de la mujer al enamorado, inicia el sueño de unir sus vidas y empezar una nueva etapa como familia. Todo esto encierra una historia que será recordada para siempre por los novios. Como sucedió con Stephany Ronquillo y Pollito Bryan, mejor conocidos como Tete y Pollito, reconocidos participantes del programa Combate. Luego de un hermoso noviazgo, deciden formar una familia y casarse. Es aquí donde empieza su historia.

Juntos tienen varias ideas y sueños para su gran día, pero debido a su trabajo, no disponen de mucho tiempo. En ese momento deciden contratar al equipo de AnaMa. Pazmiño Wedding Planner, expertos en bodas. Coordinan una fecha y se reúnen. Los novios, junto con el equipo de producción del canal, les cuentan lo que esperan tener para su boda y sus expectativas. Un reto que los Wedding Planner tomaron con mucho gusto y profesionalismo.

A partir de ese momento, se convirtieron en un equipo. Iniciaron con la planificación, definieron varias puntos a seguir y temas importantes a considerar, como la elección del lugar (muy importante), decoración, ambientación, comida y demás.

Oficialmente, empieza el sueño de boda de Tete y Pollito. Seleccionado ya el estilo de decoración, se pasó a conocer el lugar… Ellos querían un lugar al aire libre, que sea acogedor y que tenga un ambiente que encierre romanticismo. El team de AnaMa. Pazmiño presentaron varias propuestas a los novios. Luego de revisar las opciones y las sugerencias de los organizadores, se escogió a Finca San Andrés como el lugar idóneo para celebrar su boda. Dicha finca es el ideal para celebrar el día más importante de los novios.

Cada vez era mayor la ilusión de Tete y Pollito. Las expectativas fueron aumentando. Los organizadores, junto con la novia, los decoradores y producción del canal fueron a visitar la locación para reconocer el lugar y definir ubicaciones. Ni bien entraron al lugar, Tete se emocionó y ya se veía diciendo el “SÍ ACEPTO” en Finca San Andrés. Uno de los puntos más importantes ya estaba aprobado, el lugar.

Fueron avanzando las reuniones y la organización de la boda estaba de maravilla. Con AnaMa. Pazmiño Wedding Planner, los novios disfrutaron del proceso de la planificación.

La Boda de Tete y Pollito

La boda de Tete y Pollito

Llegó el 17 de Diciembre, el tan esperado día. Todo estaba listo. Llega el novio al lugar, lo reciben los Wedding Planner para colocarle el azahar y darle unas últimas instrucciones. Estando ahí, dio un giro de 360 grados sobre su eje y esbozó una enorme sonrisa, supo que ese lugar era el ideal para iniciar su nueva vida como esposo.

La celebración se lo realizó en la parte baja del lugar, rodeado de césped, donde estaban las mesas para los invitados. A un costado se destaca una hermosa pista de baile donde estaban colocados la mesa de dulces y el área para la ceremonia civil. Todo encajó perfecto, Finca San Andrés superó las expectativas e hizo todo más fácil para los Wedding Planner, quienes pudieron desarrollar el evento según lo planificado.

Minutos después, llega Tete con su hermoso vestido de novia. Muy feliz se baja del carro con su papá… Inicia la ceremonia con el ingreso del novio y la corte, muy bien dirigido por AnaMa. Pazmiño y acompañado con un fondo musical. Llega el momento más esperado por todos, el ingreso de la novia. Las emociones estaban a flor de piel, se sentía amor y magia en el ambiente. Algo que solo en Finca San Andrés se puede percibir.

Con un hermoso fondo de la mesa de dulces que se fusionaba perfectamente con la caída del sol y el lugar, los novios dieron sus votos y confirmaron su unión con un tierno beso.

Acto seguido, continuando con la planificación que armaron el equipo de AnaMa. Pazmiño los novios pasaron al brindis. Momento emotivo donde los papás dieron sus palabras. Al sonido de las copas y el salud, la luna estaba en todo su resplandor, iluminando una noche mágica que recién empezaba. Los invitados tenían un puesto privilegiado para presenciar el amor de los ahora esposos con el firmamento que Finca San Andrés permitía vivirlo.

Llegó el vals de Tete con su papá, luego el tan esperado baile de los recién casados… Todo fue fluyendo, sin contratiempos, solo celebrando el amor. Fotos en la mesa de dulces con los invitados, la hora de la comida, coreografía sorpresa, baile, farra, show de DJ por Carlos Lira, las ligas, el lanzamiento del ramo. Todo fue espectacular. Inclusive el momento que Tete y Pollito cantaron su conocida canción “Amor Eterno”. Digno para una historia de película. Con un lugar que propicia al amor y felicidad, como lo es Finca San Andrés, donde las emociones fluyen.

Los nuevos esposos pudieron disfrutar de cada instante, cada detalle, gracias al magnífico y minucioso trabajo del equipo de AnaMa. Pazmiño Wedding Planner, quienes estuvieron en todo momento pendientes de que cada paso suceda según lo planificado. Los novios en todo tiempo se dejaron guiar por ellos, como resultado una hermosa historia para contar a sus hijos. Lograron el WOW que los novios e invitados esperaban.

boda tete y el pollo combate rts

La boda de Tete y Pollito